¿Quién puso la ‘m’ en la salud móvil?

Antes de que empecéis la lectura de esta última entrada en mi blog, debéis saber que en esta ocasión vais a leer un artículo de Keith Nurcombe (@KNurcombe) que he encontrado recientemente, titulado “Who put the ‘m’ in mHealth?”. Como me ha gustado mucho lo que transmite y cómo lo hace, he decidido traducirlo y adaptar parte de los que dice al castellano para compartirlo con vosotros. Espero que os aporte tanto como a mi, pues creo que aporta un punto de vista y una reflexión muy interesante sobre esta nueva tendencia y fenómeno de gran potencial como es la #SaludMovil o #mHealth.

Before you start reading this latest post in my blog, you must know that this time you are going to read an article written by Keith Nurcombe I’ve found recently, titled Who put the ‘m’ in mHealth?” Since I really liked what it conveys and how it does it, I have decided to translate  it to Spanish and adapt it to share with you. I hope you enjoy it as much as me because I think that brings a point of view and an interesting thinking on this new trend and phenomenon of great potential: #mHealth.

mobile-health-news-himss-media

La #SaludMovil o #mHealth es actualmente un tema de mucha discusión que al parecer, nadie sabe realmente lo que es, y nadie ha dado con una definición definitiva y globalmente aceptada, en parte debido a que la interpretación de cada uno es diferente. Para algunos se trata de registros electrónicos de salud, para otros es algo que se hace con la ayuda de un teléfono móvil o smartphone

¿Y dónde se traza la línea? ¿Tener una aplicación de fitness en tu smartphone que registra el número de pasos que se dan en un día? ¿En qué se diferencian de una aplicación que monitoriza una enfermedad grave?

Otros tienen una visión más amplia, que incluye todo lo que no sea un enfoque tradicional, algo distinto al tradicional cara a cara con su médico. Por ejemplo, una consulta con un médico a distancia a través de Skype sería #SaludMovil o #mHealth . Es todo muy confuso.

Todo lo anterior es probablemente #SaludMovil o #mHealth en la interpretación más amplia, pero para mí es sólo la salud. Quité la ‘m’ del principio. Simplemente es una forma distinta de llevar a cabo la atención sanitaria a nuestros usuarios.

La evolución de la asistencia sanitaria

El concepto de la asistencia sanitaria a un paciente más allá de las instalaciones de un centro de salud se inició con el teléfono. Eso se convirtió en la telemonitorización, que ahora vemos como anticuada y pasada de moda. Conectábamos monitores de presión arterial a través de un cable USB y nos proporcionaba información muy básica para su seguimiento. Esto era importante, intrusivo para los pacientes y enormemente caro para los financiadores, y no sólo en la provisión de los equipos, sino también la gestión de la instalación, mantenimiento, logística y apoyo.

mHealth

En los últimos 1 o 2 años, hemos visto la introducción de dispositivos más potentes y manejables – tabletas, teléfonos móviles, ordenadores portátiles – que permiten que las personas tengan más libertad de movimientos, siendo mucho más ubicuos. Dispositivos que sin embargo, todavía necesitan ancho de banda y conectividad para poder aprovechar todo su potencial, y el coste de esta necesidad todavía recae sobre los financiadores del sistema, con lo que esto significa para su implantación llegue a ser generalizada.

El mando a distancia de nuestras vidas

La relación de win win real para los financiadores de la sanidad y los usuarios será llegar a un lugar donde estos últimos puedan utilizar sus propios dispositivos para comunicar datos relacionados con su salud y estilo de vida. Quizás al principio esto implique una introducción de datos más manual y rudimentaria, pero en poco tiempo los dispositivos y smartphones incorporarán tecnología como Bluetooth (o otras tecnologías de conectividad futura).

Esto será realmente ventajoso para los financiadores porque sus sistema de información requerirán un configuración de mínimos para conectarse, y traerá grandes beneficios para los pacientes, ya que  podrán ser monitorizados y apoyados, sin necesidad de disponer de dispositivos adicionales.

Creo que este modelo traerá resultados fenomenales para los financiadores, sin embargo el beneficio sólo se vera si éstas soluciones tienen bajos costos de inversión y, más importante todavía, el paciente realmente los utiliza, si esto no sucede, nunca habrá retorno de la inversión y por lo tanto la adopción de la #SaludMovil o #mHealth se verá perjudicada o relentizada.

¿Los pacientes están preparados?

Existe el mito de que los pacientes no quieren o no pueden utilizar la tecnología. Esto no tiene ningún sentido, la sociedad está cada vez más interconectada y conoce la tecnología a un nivel de funcionalidad básico, que poco a poco va subiendo. No sé cómo funciona una computadora por dentro, y desde luego sería complicado aprenderlo, pero es que tampoco lo no necesito para utilizarlos.

“Una buena muestra de ello viene muy bien resumido por un estudio llevado a cabo utilizando iPads para la cirugía cardíaca. Consiguieron que el 98% de los pacientes de 70 años de edad mantuvieran su compromiso o adherencia con el tratamiento mediante la utilización del iPad. Esto da esperanza a todos nosotros”.

mhealth-patients-doing-it-for-themselves

Para mí, la pieza fundamental es asegurar que los pacientes entienden los beneficios para ellos .

Si le propones a alguien que utilice un nuevo dispositivo para registrar las lecturas que ya registra él todos los días, sólo porque mejorará el registro de algunos datos, el paciente va a preguntar: ¿Y yo que gano con esto?

Sin embargo, proporcionar una solución que les mostrará los resultados a los usuarios, les ayudará a manejar mejor su enfermedad  y en definitiva a entender mejor su estado de salud, probablemente conseguirá que la respuesta sea diferente.

Se les dará la información que quieren, cuando y dónde la necesiten, en lugar de ver a un doctor cada cuatro meses y tras la visita al cabo de seis minutos darse cuenta de que no preguntaron nada de lo que querían saber.

Empoderar a los pacientes para que tengan acceso a esa información y darles la posibilidad de compartirla con sus referentes asistenciales, familiares o quien ellos quieran dentro de su círculo de cuidadores, es una de las claves del éxito de la #SaludMovil o #mHealth.

El mercado se encuentra todavía en su infancia, pero hay algunos grandes ejemplos para aprovechar:

  1. El Department of Veterans Affairs de los EE.UU. es probablemente el más grande en términos de número de pacientes, proporcionando excelentes datos acreditados.
  2. En el Reino Unido, el Department of Health Whole System Demonstrator (WSD ), desarrolló un programa durante más de un año con más de 10.000 pacientes, dio pruebas concluyentes en cuanto a la reducción de las tasas de mortalidad y de hospitalización. Así que ya hay evidencia temprana y de renombre, que este tipo de programas de monitorización de pacientes a distancia proporcionan ROI para los pacientes y los pagadores .
  3. También estoy muy emocionado por el Programa Prospectivo de la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) que se está desplegando en el Reino Unido por Astra Zeneca y Exco InTouch. Ésta es la primera vez que he visto el despliegue a gran escala de un enfoque verdaderamente móvil. El programa utiliza un sistema interactivo, conectando información a través de dispositivos propios del paciente para supervisar, apoyar y capacitar a los pacientes para tomar el control de su condición. Parece que es el modelo adecuado que proporcionará beneficios claros para los pacientes con un bajo coste de inversión y que dará ROI a los contribuyentes .

El secreto es hacer un sistema global de enlaces – la clave está en aprovechar toda la tecnología existente (Dispositivos, Smartphones, Apps…) y vincularlos entre sí para obtener una visión global e integrada, y adaptarla a cada grupo de interés. Este será el modelo de salud del futuro.

Keith Nurcombe ha trabajado en la asistencia sanitaria para más de 20 años, estos últimos años ha trabajado con las empresas en el temas relacionados con la salud y la tecnología. Fue director general de O2 Salud hasta el final de 2012 , y desde entonces se ha dedicado a ofrecer servicios de consultoría a las empresas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s